Un cole de altura

La Iliada un buen resumen en pocas lineas

Resumen de la Iliada para la materia de Literatura

La Iliada desde un Cuaderno

La Iliada desde un Cuaderno


Homero.- Se le atribuye la autoria de la Iliada, Considerado por unos como un personaje real y por otros como un ser ficticio, como una personificación o alegoría de un genio poético.
Suponen los que creen en la existencia real de Homero, que vivió hacia el año 900 antes de J.C. siete ciudades se han disputado la gloria de haber sido su patria; las mayores probabilidades parecen responder a la Isla de Chios y a la ciudad greco – asiática de Smirna. Dicese que su existencia fue mísera y azarosa y que en su vejez, ciego y desanparado, tuvo que mendigar el sustento.

La Iliada
Introducción.-
Los griegos llaman Ilion a la ciudad de Troya y de aquí el nombre del poema homérico en que se cantan algunos de los acontecimientos de mas interés de la guerra entre griegos y troyanos.
Resumen
Sabiendo es que, según refiere la leyenda, esa guerra tuvo su origen en el rapto de Helena por el joven Paris, hijo de priamo, rey de Troya, o mejor dicho, en la fuga de los dos amantes, que burlaron la ciega confianza de Menelao rey de Esparta y esposo de la inconstante beldad.
El burlado marido hizo conocer su afrenta a todos los monarcos griegos y les pidió que le ayudasen a vengarla. Organiza entonces una expedición formidable contra los troyanos; cada rey griego aportó su contingente, y así se dio la jefatura suprema del ejercito formado, al rey de Argos, en Misena, Agamenón, hermano de Menelao. Entre los príncipes griegos que tomaron parte en la guerra se distinguían el Tesalio Aquiles, invulnerable en todo el cuerpo a excepción de uno de los calcañares, héroe indomable a quien el centauro Quirón había mantenido en la niñez con medula de leones; Ulises, rey de la isla de Itaca, tan valeroso como fertil en estratagemas y hábil en el consejo; Ayax, tan arrebatado como generoso, y Patroclo, amigo valiente y fidelísimo de Aquiles.
La guerra de Troya duro diez años, al cabo de los cuales la ciudad asiática cayo en poder de los griegos mediante un artificio de Ulises, que aconsejo a sus compañeros la construcción de un inmenso caballo de madera con la intención aparente de rendir un homenaje a los dioses, después de lo cual dispuso un embarco simulado, como si los griegos levantaran el sitio de Troya. Por la noche los griegos volvieron a desembarcar en un punto próximo y se refugiaron en el interior del caballo de madera. Los troyanos,
llenos de jubileo ante la retirada de sus enemigos, se obstinaron en introducir el caballo de madera dentro de la plaza, no obstante las prevenciones de Laoconte, y se entregaron a toda clase de festejos, entonces los griegos salieron de su escondite armados de todas las armas, sembraron la muerte en la muchedumbre de sus desprevenidos adversarios y se hicieron dueños de la ciudad. Una vez obtenido el triunfo, una flecha disparada traidoramente por Paris hiere en el talón a Aquiles, que cae muerto en el momento en que celebra sus desposorios*.
Comienza el poeta diciendo que va cantar la cólera de Aquiles, hijo de Peleo, y que se ha retirado a sus tiendas irritado contra el caudillo en jefe Agamenón, que ha robado a una hermosa esclava, Briseia, de quien Aquiles estaba enamorado. El ofendido héroe se niega a seguir tomando participación en la guerra y presencia impasible las continuadas derrotas que los troyanos hacen sufrir a los griegos, diezmados, además por la peste. En vano se le envían comisiones para aplacar su resentimiento y unicamente se siente dispuesto a volver a la lucha cuando sabe, con profundo dolor, que su amigo Patroclo, a quien había cedido su armadura, ha sido muerto por Héctor, valerosisimo hijo de Priamo. Al mismo tiempo Agamenón devuelve la esclava robada, jurando por su lanza que la ha respetado escrupulosamente mientras la retuvo en su compañía. Desde el momento en que Aquiles vuelve a la pelea, cambia la suerte a favor de los griegos. Los troyanos se van derrotados en varias batallas; Aquiles dirige un reto personal a Héctor y después de un largo combate lo tiende muerto a sus pies, ata el cadáver a su carro y lo arrastra por tres veces al rededor del sepulcro de Patroclo. Entonces aparece bañado en lagrimas el venerable Priamo, que, a costa de grandes peligros, ha paso las líneas griegas y suplica encarecidamente a Aquiles le entregue el cadáver de Héctor. Se niega a ello el vencedor; pero el anciano se arrodilla a sus pies, baña en lagrimas sus manos, le hace ver que no hay dolor comparable al de un padre que tiene que besar las manos del matador de su hijo y al fin hablando mas alto la generosidad que el rencor en el alma de Aquiles, hace levantar a Priamo, le devuelve el cadáver y le procura los medios de volver sano y salvo entre los suyos con su preciosa carga.
Comentario.-
Todo es bello y grandioso en este poema; la pintura de caracteres, las descripciones de batallas y lugares, el lenguaje y la versificación. Los preceptistas antiguos y modernos están casi todos acordes en afirmar que la Iliada es el más perfecto modelo de poema épico y que jamás ha sido superado, ni aún igualado.
* En la Iliada no se relata esta leyenda; sino solo una pequeña parte que comprende cincuenta y un días desde la querella entre Agamenón y Aquiles, hasta el entierro de Héctor.
Bibliografía.-
La Iliada – Homero – Literatura para todos – 2004
Historia de la Literatura Flavio Calderón y Rivas (Pag.14 – 18 )- 1916

Tengo también la descripción de cada uno de los personajes que aun no he transcrito.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: